Australia 2013

Viaje de 3 semanas realizado en los meses de Julio y Agosto de 2013. 2 personas.

Desde la cosmopolita Sidney nos acercaremos a la vecina región de Blue Mountains, y de ahí volaremos a Ayers Rock para contemplar el impresionante amanecer en Uluru, el monolito sagrado para los aborígenes australianos. Ya en coche recorreremos el Centro Rojo, corazón del país, siguiendo la Ruta de los Exploradores hasta Darwin. De ahí volaremos de nuevo a la costa, a Port Douglas, donde nos espera uno de los espectáculos más impresionantes del mundo: La Barrera de Coral. El viaje se completa con una visita al exótico Dubai, donde podremos disfrutar del lujo y suntuosidad de la ciudad que más ha crecido en la última década.

¿Quién es quién?

Ángela                         Jorge

21 Julio: Rumbo a las antípodas.

Juan Carlos y Cristina nos llevan desde Logroño a Barajas para coger nuestro avión rumbo a Sydney, vía Dubai. El viaje se hace más ameno por la compañía y mucho más cómodo y rápido que en transporte público.

A las 22.10h partimos rumbo a la aventura.

22 de Julio: Sobrevolando el mundo.

Nada que destacar de las 22 horas de vuelo + 2h de escala en Dubai + 8h de diferencia horaria. Siestas y películas hacen que el viaje no se haga tan pesado como cabría esperar.

23 de Julio: Pateando Sydney.

Dos días después de salir de Madrid llegamos a nuestro destino, Sydney.

Tras poner el primer pie en Australia nos dirigimos al centro. Como hemos llegado a las 05.15h aun tenemos que hacer tiempo para que abran la recepción de nuestros apartamentos, por lo que decidimos ir a un bar cercano y aprovechar la wifi para hablar con nuestras familias y planificar el día.

Una vez dejamos nuestro equipaje en el apartamento comenzamos la pateada de la ciudad. Desde la Martin Place nos acercamos hasta los pies de la Sydney Tower, que con sus 309m es el punto más alto de la ciudad, y al cercano Queen Victoria Building, el centro comercial más antiguo de Sydney y construido sobre los mercados que ya existían allí en el siglo XIX. Aun no se aprecia mucho ambiente ya que es bastante pronto.

De ahí bajamos al Darling Harbour, antiguo astillero abandonado que ha sido transformado en zona de recreo con numerosos restaurantes, bares, cines... y una preciosa vista del puerto.

Visitamos las Catedrales de St. Andrews y St. Mary, al lado de Hyde Park, un pulmón verde en medio de la ciudad donde descubrimos al Ibis, un pájaro del tamaño de un pavo con la cabeza negra y un pico larguísimo que abarrota los parques de Sydney y camina entre la multitud como si nada, lo que le vale nuestro apelativo de "la paloma de Sydney".

Muy cerca se encuentra el enorme Jardín Botánico, que nos ofrece la primera vista de la bahía con el edificio de la Ópera y el Harbour Bridge, dos de los emblemas de Sydney.

Sorprendidos por la increible cantidad de gente haciendo deporte y corriendo en hordas por la orilla de la bahía, nos acercamos al Circular Quay, punto desde el que parten los ferrys que unen el centro de Sydney con su orilla norte. Allí decidimos parar a comer, pero una vez llenamos la tripa empieza a apoderarse de nosotros un sopor tal que Ángela hasta se queda frita en la mesa. Decidimos ir al hotel a echarnos una siesta ligera antes de continuar visitando cosas, pero caemos en un sueño tan profundo que no oímos el despertador y abrimos el ojo 6h después. Como ya es de noche simplemente cenamos algo y nos acercamos al Harbour Bridge para ver la Ópera y la bahía iluminada.

Si pensáis que la siesta de 6h nos ha restado ganas de dormir estáis muy equivocados, 10 horitas más al cuerpo para terminar de adaptarnos al jet lag.

ALOJAMIENTO EN SYDNEY
Nombre Tipo Precio/noche Pros Contras
Napoleon On Kent Apartamento 85€ Apartamento muy espacioso
con cocina equipada.
Muy buena localización
Un pelín caro para
lo que estamos
acostumbrados pero en
Sydney es difícil encontrar
 algo más barato con esa
 ubicación y características.

 

24 de Julio: Las montañas azules.

Después de una necesaria cura de sueño nos acercamos al Paque Nacional Blue Mountains, a tan solo un par de horas en tren de Sydney. El nombre lo recibe por el tono azulado de la cordillera cuando se ve a distancia.

Nos acercamos hasta el mirador de las Tres Hermanas, 3 formaciones rocosas que, según cuenta la leyenda aborígen, son tres hermanas transformadas en piedra por un hechicero para protegerlas del rapto de una tribu vecina, sin embargo el hechicero murió en la batalla y nadie más sabía cómo retornarlas a su forma original, así que ahí siguen las pobres.

Cruzamos sobre la meseta en un teleférico de suelo transparente para coger el Katoomba Scenic Railway, antiguo tren minero reconvertido en atracción turística, puesto que las minas están cerradas en la actualidad. El tren impresiona en su bajada de 415m con una pendiente de 52º, lo que le convierte según el Libro Guiness en el ferrocarril más inclinado del mundo.

La bajada nos permite hacer algunas rutas a pie entre el bosque y visitar la mina de carbón abandonada.

25 de Julio: Cuando tosca no es una colleja.

Hoy decidimos ir a pasar buena parte del día al Zoo de Sydney, ya que hemos leído en bastantes foros que es una visita recomendable para conocer la fauna asutraliana, ya que muchos de los animales son difíciles de ver en libertad. A eso hay que sumar las increíbles vistas de la Ópera que se pueden apreciar al pasar con el ferry muy cerca.

La visita al zoo resulta muy entretenida entre animales típicamente australianos, como canguros, koalas, orntitorrincos..., y otros no tanto, como elefantes, tigres, pingüinos, etc. Durante la comida debemos estar bien atentos a las idas y venidas de "las palomas de Sydney" (o ibis) que campan a sus anchas por los comedores del zoo subiéndose a las mesas y arrebatándole la comida a cualquier despistado.

Por la tarde paseamos por The Rocks, barrio antiguo donde nació Sydney y que conserva la arquitectura original.

Ya de noche asistimos a Tosca, ópera de Puccini, en el Palacio de la Ópera de Sydney, un marco inigualable para disfrutar del teatro y despedirnos de la ciudad.

26 de Julio: Red Centre.

A media mañana cogemos un vuelo al pequeño aeropuerto de Ayers Rock, donde recogemos un Toyota Corolla automático con, por supuesto, volante a la derecha. Pasados los primeros kilómetros, parece que llevamos toda la vida conduciendo por la izquierda.

En este desierto es fácil darse cuenta de por qué el apelativo Red Center le viene como anillo al dedo, y es que la inmensa meseta cubierta de arena roja abarca hasta donde alcanza la vista.

En esta zona solo hay una zona "habitada", un complejo hotelero que incluye habitaciones, zona de acampada, supermercado y un par de tiendas de souvenirs, construidos para dar cobijo a los cientos de turistas que se acercan a ver el Uluru, monte sagrado para los aborígenes y patrimonio de la humanidad. Tras montar la tienda de campaña en el camping y asegurarnos de la hora exacta (aquí solo es media hora menos que en Sydney), nos acercamos hasta un punto de observación para contemplar el atardecer sobre el Uluru. El cambio de color, desde el naranja hasta el gris pasando por el rojo, es increíble.

Al caer la noche la temperatura cae hasta 1ºC, lo que nos hace irnos al saco bien pronto para protegernos del frío. La noche es testiga de la lucha entre todo el agua que hemos bebido durante el día y el frío helador que hay fuera del saco. Al final no nos queda más remedio que salir, no sin que antes Ángela jure no volver a beber agua después de cenar mientras estemos en el desierto.

ALOJAMIENTO EN AYERS ROCK
Nombre Tipo Precio/noche Pros Contras
Ayers Rock
Campground
Camping 25€
(Tiendax2p)
Localizado en la entrada del parque.
Tiene cocina comunitaria.
El supermercado es caro,
pero no hay otro sitio
 para abastecerse en los alrededores.

 

27 de Julio: Viaje al pasado.

Hoy nos despertamos antes que el sol y nos acercamos a otro mirador para ver el amanecer sobre el Uluru. Aunque no es tan espectacular como el atardecer, es una buena forma de empezar el día que vamos a dedicar al Parque Nacional Kata-Tjuta, cuyas dos atracciones son el propio Uluru y "Las Olgas".

Una de las posibilidades para visitar el primero es ascender hasta su cima de casi 350m. Sin embargo esta opción, aunque no está prohibida, si que está fuertemente desaconsejada por el Gobierno australiano ya que el Uluru es un lugar sagrado para los aborígenes, que consideran una enorme ofensa pasear sobre él. Así que, pese a que mucha gente ignora estas recomendaciones, nosotros preferimos recorrer a pie la base del monolito, que además de mostrar sus impresionantes paredes empinadas de roca arenisca roja, permiten conocer parte de la historia del sitio a través de numerosas cuevas cubiertas de pinturas, realizadas por los Anangu hace miles de años como parte de sus ceremonias religiosas y como medio de enseñanza.

Durante las horas de más calor nos refugiamos a la sombra mientras aprendemos a tocar el didgeridoo.

A excasos 50km, se encuentra Kata-Tjuta. Estas rocas redondeadas que dan nombre al Parque también se conocen como "Las Olgas", y pese a ser menos conocidas que el Uluru, también son impresionantes y lugar sagrado para los Anangu. Decidimos hacer un recorrido a pie conocido como el Valle de los vientos, y pronto nos damos cuenta de por qué, y es que el viento en algunos puntos apenas nos deja andar. El sendero es muy bonito y nos adentra entre las diferentes montañas rojizas.

Después de reponer fuerzas nos sentamos a disfrutar del atardecer con Las Olgas al fondo.

Por la noche nos aprovisionamos en el supermercado para los próximos días y, ya que en el camping hay planchas, decidimos comprar algo de carne para la cena. Sin embargo, todos nuestros vecinos de acampada están muy preparados para la vida campestre, y mientras ellos cocinan con cazuelas, pinzas y demás material, nosotros pasamos unas salchichas por la plancha sin aceite y con la única ayuda de un tenedor de plástico que se derrite cuando lo acercamos demasiado a la plancha. Creo que nos miran sorprendidos.

28 de Julio: Kings Canyon.

Decidimos madrugar dispuestos a encontrar un punto mejor para ver amanecer, esta vez con el sol apareciendo detrás del Uluru en lugar de a nuestras espaldas. Sin embargo, tras dar bastantes vueltas buscando algún sitio apropiado, la hora nos pilla en un punto donde los árboles (y mira que hay pocos en el desierto) nos tapan la mitad del monte. Parece ser que los australianos ya tienen bien estudiada la zona y por eso señalan el lugar concreto para ver amanecer. Que listillos!

Recogemos nuestros bártulos y nos dirigimos al norte, hasta Kings Canyon. Nos sorprende la poquísima gente que nos encontramos por el camino y la tranquilidad e inmensidad del desierto rojo. Pese al buen estado de las carreteras, aquí las distancias son enormes y tardamos casi 4h en llegar a la zona de acampada.

Como Ángela está algo cansada y hace bastante calor, decidimos separarnos para explorar el cañón.  Ángela recorre el desfiladero por el Kings Creek Walk, de unos 45 minutos, y Jorge asciende a la parte alta del cañón para bordearlo por el Kings Canyon Rim Walk, de unas 3h, aunque para ello debe subir la Heart Attack Hill, en español: la Colina del Ataque al Corazón ¿adivináis por qué se llama así?. El Kings Canyon, aunque no tan grande y espectacular como el del Colorado o el de Fish River, bien merece la pena por las vetas de colores de la roca y el inmenso laberinto de pequeñas cúpulas de arenisca que rodean el cañón. Además en la parte baja se acumula la vegetación alrededor de riachuelos y pozas naturales, como en el denominado Jardín del Edén.



 

ALOJAMIENTO EN KINGS CANYON
Nombre Tipo Precio/noche Pros Contras
Kings Canyon
Resort
Camping 27€
(Tiendax2p)
Camping dentro del propio Parque.
Aseos limpios.
Tiene cocina comunitaria.
No se puede reservar por
email, aunque la zona de
acampada no suele tener
 problemas de espacio

 

29 de Julio: Civilización a la vista.

Si se dispone de 4x4 el trayecto entre Kings Canyon y el Parque Nacional West MacDonnell se hace directo por la ruta Larapinta Drive en pocas horas, pero como nosotros no gastamos de eso tenemos que retroceder con nuestro Corolla hasta la carretera que viene del Uluru y dirigirnos a Alice Springs en un trayecto de unas 6h. Antes de salir del Parque de Kings Canyon nos encontramos con nuestro primer canguro en libertad, saltando tranquilamente por la carretera.

Alice Springs es la ciudad más grande del centro de Australia. 30.000 habitantes no parece mucho, pero después de varios días acampando en el desierto sin ver un alma se nos hace enorme.

Nos acercamos a ver la parte más oriental del Parque Nacional West MacDonnell, que incluye dos desfiladeros muy bonitos: Simpsons Gap y Standley Chasm. El primero resulta curioso por los carteles de Prohibido nadar, cocodrilos cuando el río está totalmente seco y lleno de arena. En el segundo parece ser que hay que pagar para entrar, pero como hay que andar 100m desde el parking para ir hasta el bar donde se paga y la entrada del cañón está ahí al lado en la otra dirección... bueno ya os podéis imaginar el resto de la historia. Ambos paseos son muy cortos y permiten recorrer el cauce de los ríos rodeados de paredes verticales.

Regresamos a la ciudad para pasar lo que queda de tarde paseando por el centro entre tiendas y bares, ya que el intento por visitar un teatro donde hacen funciones de música con didgeridoo se queda en nada al estar cerrado ese día. Esta ciudad tiene una importante población aborígen, que se pueden ver sentados en los parques del centro vendiendo pulseras, collares o pinturas de arte local.

Esta noche, para variar, dormimos en un pequeño hostal que nos proporciona la extraña sensación de dormir en un colchón mullido.

 

ALOJAMIENTO EN ALICE SPRINGS
Nombre Tipo Precio/noche Pros Contras
Heavitree Gap
Outback Lodge
Hotel 54€
(Hab. doble)
Habitación limpia.
WiFi
Está en las afueras de
Alice Srings. Se necesita
vehículo para ir al centro.

 

30 de Julio: Tocándole las canicas al Diablo.

Hoy sobre todo es paliza de coche, muchos kilómetros (unos 1.100) que también nos permiten ver el cambio progresivo de paisaje según avanzamos hacia el norte por la Stuart Highway, también conocida como la ruta de los exploradores, que une Port Augusta con Darwin. Poco a poco la vegetación baja va dando lugar a la aparición de algunos árboles y termiteros gigantes a los que algún gracioso ha equipado con ropa y complementos.

El día se sucede con la tranquilidad del desierto salpicada por pequeños pueblos de 4 casas y una gasolinera que nos permiten conocer mejor la forma de vida en el Outback australiano. Nos detenemos en Wycliffe Well, un camping en medio de la nada muy conocido por los avistamientos de OVNIs. La pared del bar, cubierta de recortes de periódico con fotografías de todo tipo de extraños objetos voladores, da buena cuenta de ello.

Además, la ruta nos ofrece también pequeñas sorpresas poco visitadas por los turistas, como las enormes rocas conocidas en el idioma aborígen local como Karlu Karlu, traducido como Devil's Marbles o Canicas del Diablo, y que nos hacen pasar un buen rato mientras subimos y bajamos de las enormes bolas de granito.

Esta noche acampamos en Mataranka y nos damos el lujo de cenar verdura asada y carne a la brasa.

 

ALOJAMIENTO EN MATARANKA
Nombre Tipo Precio/noche Pros Contras
Mataranka
Territory Manor
Hotel&Caravan Park
Camping 18€
(Tiendax2p)
Genial precio
Buen restaurante
WiFi
En los alrededores no hay
nada de especial relevancia,
lo elegimos por pillarnos de
paso en nuestro camino
hacia el Norte.

 

31 de Julio: Navegando por el Río Katherine.

Nos acercamos hasta la vecina Katherine y, como la reserva para la canoa no la tenemos hasta las 12.30h, nos acercamos hasta el camping de la ciudad para montar la tienda antes de entrar en el Parque Nacional. Una recepcionista bastante sorprendida por querer entrar en el camping a las 8.30h nos deja pasar para instalar el campamento.

Comemos temprano y cogemos nuestra canoa doble para navegar por el río Katherine, dentro del Parque Nacional Nitmiluk, que nos conduce a través de cañones hasta una playa donde desembarcamos. Allí aprovechamos para darnos un chapuzón ya que es la única zona "segura" del río alejada de los cocodrilos (habrá que creerselo). Pasamos a pie al otro lado de un pequeño salto en el río y cambiamos nuestra embarcación por dos canoas individuales para adentrarnos un poco más en el cañón. El regreso se hace bastante pesado después de 4h remando.

Nos relajamos paseando por la ciudad de apenas 6.000 habitantes y aprovecharnos para abastecernos para los próximos días.

ALOJAMIENTO EN KATHERINE
Nombre Tipo Precio/noche Pros Contras
Big4 Katherine
Holiday Park
Camping 29€
(Tiendax2p)
Mucha zona con césped
para poner las tiendas.
Cocina comunitaria.
WiFi
Está en las afueras de
Katherine. Se necesita
vehículo para ir al centro.

 

1 de Agosto: Del rojo al verde.

Entramos por el sur al Parque Nacional Kakadu, considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, una enorme extensión única por la diversidad de flora y fauna y muy rica en arte rupestre. Kakadu sólo se puede visitar en la época seca (entre mayo y septiembre) ya que en la época húmeda tiene numerosas zonas inundadas que impiden el acceso a muchos sitios del Parque.

Otra de las consecuencias de la lluvia caida durante la época húmeda es que los caminos no asfaltados quedan muy deteriorados y son inaccesibles en la época seca sin un 4x4. Así nos quedamos sin poder visitar el área de Gunlom y las Jim Jim Falls, aunque estas últimas no nos importa tanto ya que durante estos meses están secas.

Aprovechamos para subir a varios miradores, como Bukbukluk y Gungurui, desde donde se puede divisar la inmensidad de Kakadu y la gran cantidad de árboles que cubren su superficie. El verde intenso de la vegetación y el azul del South Alligator River que contemplamos desde Gungurui, contrasta con el desierto rojo donde hemos pasado los últimos días. Un grupo de 5 canguros nos sale al paso mientras bajamos del último mirador.

Acampamos en Cooinda, pequeño complejo turístico en el centro del Parque, y descansamos hasta cerca del atardecer, cuando nos embarcamos en un crucero por el South Alligator River. Durante las 2 horas que dura el paseo en barco podemos ver varios cocodrilos enormes y gran cantidad de aves, como el King Fisher o el Jaribú.

El atardecer sobre el río pone punto final al día.

Durante nuestra cena a base de embutido y bimbo Jorge le comenta a Ángela que cree que los alemanes que están sentados en la mesa de al lado cenando un buen filete les miran con pena. Al minuto el señor nos ofrece un cuchillo para partir el salchichón diciendo: eso que tienes no es un cuchillo!! Después de contemplar la mini-navaja que estamos empleando decidimos aceptar su oferta. Parece que sí que les dábamos pena.

ALOJAMIENTO EN KAKADU NP
Nombre Tipo Precio/noche Pros Contras
Cooinda Lodge
Camping
Camping 32€
(Tiendax2p)
Está en el centro del Parque.
Mucha zona con césped
para poner las tiendas.
Cocina comunitaria.
WiFi
           -           

 

2 de Agosto: Dibujos del Dreamtime.

La mañana comienza con las visitas de Nourlangie y Ubirr, dos emplazamientos llenos de pinturas rupestres habitados por el hombre desde hace más de 50.000 años. Ambas zonas están llenas de dibujos donde se representan escenas de caza, animales típicos de la zona y escenas de antepasados del Dreamtime (el tiempo de los sueños), como el hombre relámpago, que controla las tormentas de rayos de la época húmeda.

Encima de las rocas de Ubirr se pueden contemplar unas vistas geniales de la zona norte de Kakadu.

Abandonamos Kakadu. En principio habíamos calculado estar 2 días aquí, pero debido a que no podemos visitar ciertas zonas por no llevar un 4x4 nos dirigimos ya hacia el Parque Nacional de Litchfield. Por el camino pensamos en aprovechar el tiempo ganado y desviarnos al cercano Territory Wildlife Park (hemos leído en la guía que no es muy grande pero que es una zona bonita para ver animales) para pasar lo que queda de tarde y tirar mañana a Litchfield (1h). Sin embargo, en una parada para repostar, una mujer nos recomienda que vayamos hoy mismo a Litchfield para aprovechar mañana el día entero allí, ya que hay muchas cosas que ver. Decidimos entonces hacerle caso y seguir con el plan inicial. Buscamos un camping donde pasar la noche y montamos la tienda en uno situado en la entrada del Parque.

ALOJAMIENTO EN LITCHFIELD NP
Nombre Tipo Precio/noche Pros Contras
Litchfield
Tourist Park
Camping 24€
(Tiendax2p)
Está en la entrada del Parque.
Mucha zona con césped
para poner las tiendas.
Cocina comunitaria.
WiFi solo en recepción
y cuando está abierta.

 

3 de Agosto: Nadando en un bosque tropical.

Comenzamos la visita de Litchfield  con los termiteros gigantes, construidos con forma alargada en la dirección norte-sur para controlar mejor la temperatura dentro del termitero.

Continuamos hasta el final de la carretera principal con la intención de ir volviendo poco a poco visitando los diferentes lugares del Parque. La primera parada es la Mina de estaño, aunque no merece demasiado la pena. Continuamos hasta las Wangi Falls, recorriendo un sendero que nos lleva hasta la parte alta de las mismas entre árboles plagados de... ¿qué fruto es ese? Murciélagos!!

De ahí llegamos a Greenant Creek, un sendero de 1 hora (ida y vuelta) que nos lleva hasta la parte alta de las Tjaetaba Falls, unas cascadas de unos 40m. Encima de las mismas, justo antes del salto de agua, el río forma una poza natural muy profunda ideal para darse un refrescante baño en un lugar muy tranquilo y con unas vistas espectaculares. La zona baja de la cascada es un lugar sagrado para los aborígenes y, por tanto, se recomienda no bañarse en esa zona.

Tras una breve parada en el mirador de las Tolmer Falls, dos saltos de agua que en esta época son sólo uno por la escasez de agua, bajamos las 135 escaleras que nos llevan hasta las Florece Falls, donde también nos damos un baño. El tercer chapuzón nos lo damos en Buley Rockhole, una serie de pozas formadas por el río un par de kilómetros antes de las Florence Falls.

Después de haber estado en Kakadu, donde la presencia de cocodrilos impide bañarse en cualquier lugar, Litchfield nos ha parecido muy divertido y bonito por la posibilidad de nadar en ríos, pozas y cascadas en una zona preciosa y poco concurrida. Abandonamos el Parque y nos dirigimos a Darwin, donde pasamos la última noche de nuestra ruta de 9 días en coche. Pronto a la cama que mañana toca madrugar para coger el avión.

ALOJAMIENTO EN DARWIN
Nombre Tipo Precio/noche Pros Contras
The Leprechaun
Resort
Hotel 93€
(Hab. Doble)
Al lado del aeropuerto.
Aire Acondicionado
WiFi
Caro.
Lejos de todo lo demás.

 

4 de Agosto: Mar a la vista.

4.00 a.m. Madrugada tremenda para devolver el coche en el aeropuerto y coger el vuelo a Cairns, ciudad costera y base de operaciones para cualquiera que quiera visitar la Barrera de Coral. Nosotros hemos decidido ir más al norte, donde dicen que se encuentran mejores arrecifes y playas más tranquilas, y nos desplazamos hasta Port Douglas, pequeña ciudad de apenas 5.000 habitantes.

Después de dejar nuestro equipaje en el apartamento donde vamos a pasar los próximos 5 días, cogemos el autobús urbano (6€ i/v, coño!!) y vamos a dar una vuelta por el centro. Hoy es día de mercado así que la zona de la playa está llena de puestos de comida, ropa, souvernirs, etc. por donde paseamos en busca de algún recuerdo. Aprovechamos para comer algo de pescado y comprar comida para los próximos días.

Regresamos a nuestro hotel para descansar el resto de la tarde en la piscina. Al atardecer nos acercamos hasta la playa Four Mile Beach, llamada así, en un alarde de originalidad, por las 4 millas de arena blanca que hay entre el mar y una hilera de palmeras.

ALOJAMIENTO EN PORT DOUGLAS
Nombre Tipo Precio/noche Pros Contras
Rendezvous
Reef Resort
Apartamento 100€ Apartamento enorme
con cocina equipada.
Aire Acondicionado
WiFi
Lejos del centro de
Port Douglas.
WiFi solo en recepción

 

5 de Agosto: Relax.

Día de relax en Port Douglas repartido entre la playa, increíblemente desierta de gente, y la piscina del hotel. A pesar de ser invierno, esta es una zona tropical que mantiene unos 28ºC durante el día.

Por fin un merecido descanso!!

6 de Agosto: Bajo el maaaar.

Por fin ha llegado el día!! Uno de los puntos fuertes del viaje, una de las cosas que más nos apetece hacer, destino indispensable si se viaja a Australia y Patrimonio de la Humanidad. No puedo estar hablando de otra cosa más que de la Gran Barrera de Coral.

Viajamos con la empresa Blue Dive en un catamarán durante 1h30 mientras dos monitores nos explican en qué va a consistir el día y las nociones básicas para hacer submarinismo: lenguaje de signos, normas de seguridad, resolución de problemas bajo el agua, etc.

Una vez llegamos a la zona de inmersión nos colocamos los trajes de neopreno, los pesos, aletas, gafas y bombonas y... al agua!! Vamos 4 personas con cada monitor y en la primera inmersión, aun a poca profundidad, repasamos las normas y practicamos lo aprendido en la charla teórica.

En total hacemos 3 inmersiones de unos 30-35 minutos cada una, en diferentes zonas del arrecife. El espectáculo nos deja sin palabras. Torres de coral por todos lados formando corredores por donde buceamos, alucinados del colorido y las extrañas formas que nos rodean. Peces de todos los colores pasan a nuestro lado como si nada. Desde luego una experiencia inolvidable.

Regresamos al hotel bastante cansados y, todo hay que decirlo, con algo de dolor de cabeza, cosa que nos han dicho que es normal después de tanto tiempo sumergidos sin estar acostumbrados, pero muy contentos por todo lo que hemos visto y vivido.

7 de Agosto: Vuelta y vuelta.

Después del intenso día de ayer, hoy toca descanso en la playa.

8 de Agosto: Cumpleaños feliz.

Hoy es el cumple de Ángela, que amanece con una tarjeta y una sorpresa en forma de regalo... nos vamos a pasar el día al Daintree Rainforest, un extenso bosque fluvial que crece en la misma orilla del mar y que es Patrimonio de la Humanidad, lo que convierte esta región en la única del mundo con dos zonas designadas por la UNESCO unidas: Daintree y la Barrera de Coral.

Una furgoneta nos recoge en el hotel junto a otras 6 personas y nos lleva hasta un embarcadero a orillas del río Daintree, donde cogemos un barco para explorar el río y avistar diferentes tipos de aves y cocodrilos.

La siguiente parada es un mirador desde el que se puede ver el bosque fundiéndose con el mar, y los cambios de color del agua correspondientes a la presencia o no de corales. Almorzamos un helado bio-dinámico y 100% orgánico, hecho con productos de Daintree mientras vamos conociendo a los compañeros de viaje. Caminamos hasta dos playas paradisiacas de Cabo Tribulación, denominado así por el capitán inglés James Cook cuando, en 1770, encayó su barco en un arrecife. Según sus propias palabras: Este lugar se llamará Cabo Tribulación porque aquí es donde comenzaron todos nuestros problemas. Sin embargo ese percance no les vendría tan mal a los ingleses en un futuro, ya que la expedición de Cook tuvo que establecerse en la zona durante las 7 semanas que duraron las reparaciones del barco, lo que permitió diferentes exploraciones que desembocaron en la reclamación del territorio por parte de la Corona inglesa.

Paramos para comer y durante el postre Ángela recibe su tarta de cumpleaños.

Por la tarde realizamos Jungle Sufing, tirándonos en tirolinas desde varias plataformas situadas en las copas de los árboles a más de 20m de altura. El viaje nos permite contemplar unas vistas espectaculares de Daintree y observar más de cerca la flora y la fauna de este bosque tropical. Una buena forma de acabar nuestro viaje por Australia.

9 de Agosto: Bye bye Australia.

Tristemente nuestros días en Australia tocan a su fin. Lo único que hace más llevadera la despedida es que aun nos queda la visita a Dubai.

Nos trasladamos a Cairns para coger el avión a Sydney. Al cambiar de terminal nos enteramos de que hay que pagar por el autobús del aeropuerto unos nada despreciables 6€ (cada uno), y claro nada de pagar con tarjeta. Como ya no esperabamos más gastos ya nos hemos gastado todo el efectivo así que Jorge junta las pocas monedas que nos hemos guardado de recuerdo, que evidentemente no llegan para el billete, a ver si el conductor se apiada de nosotros. El impasible autobusero nos indica que no nos puede llevar pero que al otro lado de la calle para el bus urbano, que hace el mismo trayecto por menos de la mitad de precio. Alucinados con el timo que tienen montado para los turistas ignorantes cruzamos la calle y, esta vez sí, nos vamos a la terminal internacional.

14 horas más y llegamos a Emiratos Árabes Unidos.

10 de Agosto: Alguien se ha dejado la puerta del horno abierta.

Llegamos a las 07.00h a Dubai listos para aprovechar el día que tenemos para ver la ciudad. A pesar de que en muchos sitios recomiendan desplazarse en taxi por Dubai ya que son muy baratos, nosotros decidimos sacar un bono de metro para todo el día por apenas 3,50€ y luego coger taxis para movernos por cada zona, ya que solo existen dos lineas de metro, útiles para los largos desplazamientos de esta ciudad enorme pero insuficientes para llegar a ciertos puntos de interés.

Una de las primeras cosas que nos sorprende es que nos dan la opción de comprar el bono de metro "gold", y es que en esta ciudad de excesos tienen hasta vagón VIP. Otra curiosidad del metro es que también hay un vagón exclusivo para mujeres, que Ángela encuentra útil para alejarse de las miradas indiscretas de la población local.

Nos dirigimos al hotel Burj Al Arab, y al salir del metro la bofetada es tremenda. Un calor insoportable nos golpea de lleno, 45ºC y una humedad altísima provoca la misma sensación que abrir la puerta del horno. Entrar al hotel está prohibido salvo con una reserva (el tipo de la garita da cuenta de ello). La forma más económica de visitarlo  por dentro es contratar el Afternoon tea, que por unos 92€ te permite además disfrutar de unas vistas expléndidas desde la planta 27. Si ya lo que se desea es dormir en una de sus 202 suites hay que preparar la cartera... a partir de unos 1.500€. Nosotros andamos hasta una playa cercana para contemplar por fuera este hotel de lujo con forma de velero contruído en una isla artificial encima del mar.

La siguiente visita es el hotel Atlantis, construído al final de la Palmera Jumeirah. El hotel posee un acuario enorme lleno de peces de todos los tipos, desde tiburones a peces tropicales de colores, etc. Paseamos por los pasillos del hotel construidos con las paredes de cristal del acuario.

Decidimos volver a la ciudad con el monorrail, para ganar algo de altura y poder ver algo de la Palmera Jumeirah, esta enorme isla artificial construida con forma de palma y que alberga, en cada una de las hojas, multitud de casas y hoteles. Sin embargo las vistas desde el monorrail no son mucho mejores que desde la carretera, está claro que la única forma de disfrutar completamente de la Palmera es desde el aire.

Nos deplazamos hacia el norte de la ciudad para ver el Zoco del Oro. Entramos en el edificio rotulado como Gold City y nos sorprendemos de la cantidad de joyerías que hay, aunque muchas están cerradas y hay poquísima gente comprando. Será que el sábado cierran. Después de un rato paseando de piso a piso decidimos preguntar a un policía qué pasa. Esto no es el zoco del oro!!! Así que tenía más pinta de centro comercial que de zoco. Seguimos las indicaciones y llegamos a, esta vez sí, el Zoco del Oro. Repleto de gente y con joyerías por todos lados, este es uno de los lugares donde más barato se puede comprar el oro, para el que tenga dinero. Nosotros nos conformamos con recorrer las callejuelas con los ojos como platos y solo Jorge se anima a regatear por un reloj que acaba comprando. Eso sí, no es de oro. Nos acercamos al vecino Zoco de las Especias, pero apenas queda rastro de lo que un día fue. Ahora la gran mayoría de tiendas se han tranformado en locales de venta de souvenirs y artículos de playa. Como llevamos rato en la calle y no aguantamos más el calor, decidimos que es hora de volver al frescor del metro e ir a la zona del Burj Khalifa.

Allí paseamos por el Dubai Mall, el centro comercial más grande y ostentoso del mundo (y probablemente también el más abarrotado), con más de 1.200 tiendas, cascadas, acuarios e incluso una pista de patinaje sobre hielo. 

Justo al lado se situa el Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo con sus 828 metros. Recogemos nuestra reserva (muy recomendable comprar la entrada antes de ir ya que encontrar en las taquillas para ese día es casi imposible según qué fechas) y recorremos la planta baja rodeados de carteles con fotos de la construcción y datos curiosos de esta estructura de récord. El ascensor nos lleva hasta el mirador de la planta 124 en apenas 10 segundos. Desde allí la vista es impresionante. Se ve todo Dubai, encerrado entre el mar y el desierto, con todos los rascacielos que se quedan en nada desde nuestra posición. Nos quedamos hasta el anochecer para contemplar la última vista de la ciudad, esta vez con todas las luces encendidas.

Al bajar nos quedamos a ver la Fuente de Dubai, situada justo al lado del Burj Khalifa y diseñada por la misma compañía que construyó las fuentes del hotel Bellagio de Las Vegas, pero como todo en Dubai... a lo grande!! Este sistema de fuentes representa cada 30 minutos una coreografía con sus chorros, a lo que hay que añadir fuego y luz. Impresionante.

ALOJAMIENTO EN DUBAI
Nombre Tipo Precio/noche Pros Contras
Baity Hotel
Apartments
Apartamento 45€ Genial relación calidad/precio.
Apartamento enorme
con cocina equipada.
Aire Acondicionado
(imprescindible en Dubai)
WiFi
A 5min de la parada de metro.
-

 

11 de Agosto: Regreso a España.

De nuevo toca madrugar para coger un vuelo, esta vez el que nos lleva directo a Madrid para poner fin a nuestro viaje, aunque aun nos esperan 4 horas más de autobús hasta Logroño.

 

Toca hacer balance de un viaje genial por un país precioso y lleno de contrastes como es Australia. Desde la moderna Sydney y su emblemática Opera House, hasta las tropicales islas de Port Douglas y la impresionante Barrera de Coral, pasando por nuestro viaje en coche por el Outback que nos ha permitido ver, además de 50.000 años de historia en el Uluru, la transformación del paisaje desde el desierto rojo a los verdes bosques del norte. Sin duda lugares todos de merecida visita que dejarán en cualquier viajero un recuerdo imborrable.

 

Hasta la próxima.

 

DATOS ÚTILES

MONEDA

DÓLAR AUSTRALIANO (AUD)

HORA

GTM +9.30h y +10h

VACUNAS

NINGUNA

VISADO

ELECTRÓNICO EN ESTA WEB

ENCHUFE

TIPO I, 240V, 50Hz